domingo, 28 de septiembre de 2008

OTRO PROFESOR DEL IES CIUDAD LOS ÁNGELES EN LA RUTA QUETZAL

Soy David Rosa, profesor de Ciencias Naturales del año pasado, y he podido acompañar algunos días al Míster, el profesor Jesús Luna de Educación Física, en la edición de la Ruta Quetzal 2008.


Mis agradecimientos deben llegar hasta D. Miguel de la Quadra-Salcedo, por ofrecerme estar con ellos durante el tiempo que quisiese en el recorrido de la Ruta Quetzal por España.
Un mayor agradecimiento a D. Jesús Luna, sin el cual no habría podido tener esta gran experiencia, por querer contar con mi aportación científica en la Ruta y por hablarle de mí a D. Miguel. Además debo agradecer a Silvia y Pati, subjefas de campamento, la atención especial que tuvieron conmigo para que no me faltase de nada.

¿Os parece que el Míster es un buen profesor? ¿Os cae bien? Pues no lo habéis visto todo. Si le llegáis a ver en la Ruta se os pondrían los pelos de punta. Imaginaros:

- 300 chicos y chicas de todas partes del mundo, de los cuáles no encontrarás a uno sólo que no admire y quiera al Míster. ¿Sabes por qué? Porque para el Míster cada chaval es una persona, lo que significa que el bienestar de cada uno de ellos, tanto físico como mental, es su ocupación y lo más importante. Pero controlar a este gran grupo no es nada fácil y esa es la labor principal del Míster.
- Para conseguir lo anterior, él debe controlar a unos quince monitores por medio de walkie-talkie, al equipo médico, al equipo de duchas móviles, al equipo de cocina, a los autobuses y, por supuesto, la secuencia de actividades y tiempos que debe seguir la Ruta en el día a día. Está claro que él no puede controlarlo todo, pero se sirve de un personal muy preparado que le apoya y le soluciona problemas.

Bueno, yo iba a pasar por la Ruta como voluntario para aportar mi “granito de arena” si era necesario. Llevaba un conjunto de experimentos, reflexiones y actividades, preparadas con una secuencia lógica e intenciones claras. No obstante, mi intervención dependería de la organización ya establecida.

Aunque estaba invitado por D. Miguel para seguir toda la Ruta por España, al Míster lo que más le interesaba era mi apoyo en las excursiones y marchas de naturaleza que se iban a realizar por Albacete-Cuenca en el Calar del Río Mundo y por Soria en los Picos de Urbión y Laguna Negra. Así que decidí ir sólo a dichos lugares en los que me necesitaba el Míster y saltarme el resto de actividades demasiado institucionales, es decir, de fotografías y recibimientos de las autoridades.

La programación de actividades era tan ajustada y los ritmos de 300 chavales tan diferentes a los de un pequeño grupo, que hice poco de todo lo que llevaba preparado. Mi contribución consistió en:
- Un par de charlas cortitas a todo el grupo de cómo se había formado el paisaje que veíamos, una del origen del paisaje exokárstico en el Calar del Río Mundo y otra del origen glaciar del paisaje de los Picos de Urbión y sus lagunas.
- Una sesión realizando algunos experimentos de física y química, la observación al microscopio de preparaciones prestadas por el I.E.S. Ciudad de los Ángeles y la observación a la lupa binocular de muestras de animales, plantas, minerales y rocas recogidas en las marchas.
- Una pequeña pizarra acoplada a mi mochila para ir escribiendo en ella cortas reflexiones que amenizasen las marchas y diesen juego para hacer pensar a los chavales.

¿El resultado? Las charlillas gustaron y no aburrieron, la sesión científica les gustó mucho y lo de la pizarra fue todo un éxito. Al principio los chavales preguntaban para qué llevaba la pizarra, pero la cosa terminó con lista de espera para aportar su frase o reflexión para que la pudiesen leer los demás.

Toda la experiencia ha sido realmente alucinante. Me ha resultado muy interesante el objetivo de la Ruta, su complicada organización y todo el entramado económico y de relaciones entre personas e instituciones que hay detrás para que todo salga bien.

Esta serpiente de agua conoció a 300 y pico chavales de todo el mundo de la mano del Míster. La soltó después del trauma / El Míster y David en lo alto de la Laguna Negra / La famosa pizarra.


Por cierto, si eres alumno/a y estás en edad para ir a la Ruta, te recomiendo que lo intentes de verdad. La experiencia puede ser irrepetible.

1 comentario:

El Míster dijo...

Querido amigo David:
Mis más sinceras felicitaciones por tu emotivo y cariñoso artículo. Es sin duda, un buen resumen de alguien que ha entendido la esencia de la Ruta Quetzal. En definitiva un profesor que intenta despertar en los más jóvenes esa chispa por el conocimiento y la ciencia.
Un abrazo.
El Míster